Turismo religioso, viajes místicos y espirituales

¿En qué consiste el turismo religioso o espiritual?

El viaje espiritual es un segmento del turismo que en los años más recientes ha desarrollado un interés particular entre los que lo estudian relacionados con este asunto. El reciente interés por éste en la investigación turística se debe, en primer orden, a que miles de millones de hombres y mujeres viajan movidas por en esencia por fundamentos espirituales sean o no congregados a una religión “oficial”, y en segundo lugar, a la doctrina de que “[…] es la espiritualidad un aspecto más que importante, esencial e integral del ciclo evolutivo de la personalidad del ser humano” (Richard & Bergin; Corey, en Pérez Santiago, 2007, 137). Por lo cual, el viaje espiritual ha sufrido un incremento y por supuesto representa una actividad relevante que no puede evitarse.

La espiritualidad ha sido teorizada de muchas formas a lo largo y ancho de la historia. Krishnakumar y Neck (en Pérez Santiago, 2007) convergen las definiciones de la espiritualidad en tres micropartes según el punto de vista de estudio, la primera habla sobre el origen intrínseco, la espiritualidad se origina del interior del hombre o mujer y nada tiene que ver con aspectos de índole religioso, involucra sin lugar a dudas un sentimiento de conexión con el propio individuo, el resto de personas y el universo. En esta segmentación, la caza interna la efectúa cualquier persona, pertenezca o no a un dogma religioso. En segundo término es la asimilación a partir de la religión, surge de las creencias e instituciones de una religión concreta, otorga a sus adeptos reglas, rituales y prácticas sobre la convivencia, las cuales sobresaltan la dimensión espiritual. En tercer término es la perspectiva existencial, y está relacionado con la caza del significado de nuestras vidas, “[…] en este aspecto toma singular importancia la consistencia valorativa entre los principios ético-morales del sujeto y las exigencias del ambiente externo” (Pérez Santiago 2007).

Turismo religioso en Córdoba

Waaijman, en 2011, en su libro “Espiritualidad” hace referencia a la obra World Spirituality, de veinticinco volúmenes donde se señala que “El núcleo espiritual es lo más intrínseco de la persona, donde ésta se integra a la dimensión de lo trascendente y experimenta la realidad definitiva” (E. Cousins en Waaijman 2011, 13). Grayling (en Ambrož & Ovsenik, 2011) desarrolló dos aspectos de espiritualidad, el primero de estos aspectos está asociada sin duda a lo natural y a las leyes naturales propiamente dichas, en segundo término se centra en lo trascendental que se encuentra fuera del reino humano, más allá de los confines de nuestro mundo.

Las opiniones de espiritualidad han dirigido a una nueva disciplina en el terreno de la religión, el área de la espiritualidad, donde los especialistas confrontan sus ideas planteamientos básicos y metodologías, sin embargo en la práctica la espiritualidad es un todo de actuaciones, textos, asuntos, con propios medios de enseñanza y transmisión, aunque, y es necesario decirlo, como Kees, en 2011, lo cita, todo ello no le otorgue un lugar propio en el mundo académico.Es muy importante ante lo anterior, no pasar por alto que la espiritualidad no tiene que responder obligatoriamente a un Dios o a un dogma, a pesar de que tienen estrecha vinculación con las religiones; la espiritualidad trata de encontrar sin descanso un resultado para nuestras vidas, además de que está asociada una conexión con con “el yo” y el resto. Existen muchas actividades que suponen o buscan esa conexión, entre ellas, la realización de retiros con fines espirituales, dando como resultado el turismo espiritual.

Por todo lo anteriormente expuesto, el turismo espiritual “[…] tiene que ver a viajantes que tratan de que en sus viajes o desplazamientos, aparte de circunstancias de recreo, placer o culturales, conectar su mente y espíritu llegando a establecer la práctica de eventos de carácter místico” (Martínez Cárdenas, en 2011, 28).

Haq y Jackson (en Olsen & Timothy, durante 2006) apuntan que el turismo espiritual tiene razón final el crecimiento personal del espíritu, además del deseo de entender acerca de las culturas e implica un proceso de aprendizaje genuino, la resurrección de la personalidad y de la mente. Además, monseñor Liberio Andreatta, quien en su época acompañó la presidencia de la Opera Romana Pellegrinaggi (en Martínes Cárdenas, en 2011) platica del turismo religioso de tal manera que el concepto se relaciona más a la definición de turismo espiritual, en su propuesta alude que se trata de una oportunidad para cada persona de ser capaz de hacer un alto en la travesía para progresar su vida en la unión con la historia, con el arte, la cultura, la naturaleza y el encuentro del propio individuo.

Turismo religioso en Andalucía

Turismo religioso en Aragón

Turismo religioso en Asturias

Turismo religioso en las Islas Canarias

Turismo religioso en Cantabria

Turismo religioso en Castilla y León

Turismo religioso en Castilla La Mancha

Turismo religioso en Cataluña

Turismo religioso en la Comunidad de Madrid

Turismo religioso en la Comunidad Valenciana

Turismo religioso en Extremadura

Turismo religioso en Galicia

Turismo religioso en las Islas Baleares

Turismo religioso en La Rioja

Turismo religioso en el País Vasco

Turismo religioso en Murcia

Usamos cookies para ofrecerte un mejor servicio. Usando nuestro servicio, estás de acuerdo con el uso de cookies.